sábado, 20 de noviembre de 2010

Los extraterrestres estan aquì hace 60 años.

Edgar Mitchell, uno los astronautas de la misión Apolo 14, declaró en una entrevista de radio que hemos tenido contacto con extraterrestres, aunque el tema ha sido negado por los gobiernos durante los últimos por 60 años. De ser cierto, los amantes de las conspiraciones le harían un monumento a Mitchell. Pero
nosotros te damos 10 razones para no creerle.


Lo primero que nos llamó la atención de la noticia fue que el implicado no era un típico chalado por los ovnis, de esos que viven en una caravana, mientras persiguen supuestas naves cargadas de hombrecitos verdes. Esta vez, quien abría la boca era nada más ni nada menos que un  astronauta de la NASA, participante de la misión  Apolo 14. En principio, esto debería hacer que la noticia fuese, como mínimo, tomada con cuidado.

Edgar Mitchell, quien está llegando a sus 80 años de vida y tiene el récord de la caminata lunar más larga (de casi nueve horas y media), habló con el reportero de una radio norteamericana. Entre las frases mas
sobresalientes de la entrevista, se puede mencionar esa que dice: “los  extraterrestres son pequeñas personas que nos parecerían extrañas, con tecnología mucho más sofisticada que la nuestra”o la que asegura que ésta información ha sido ocultada por todos los gobiernos, durante los últimos 60 años, pero finalmente se filtró y
algunos de nosotros hemos sido muy privilegiados al haber sido informados.”

Uno de estos podría estar cerca.

En este punto, las declaraciones de Mitchell ya no se diferencian demasiado de las del chalado de la  caravana: los enanos grises de ojos grandes, la paranoia y el ocultamiento por parte del gobierno es parte de todas las teorías conspirativas. Por su parte, la NASA niega que se haya retenido algún tipo de información sobre la existencia de los extraterrestres.

Nosotros, movidos por un fuerte resentimiento hacia “los gobiernos que han ocultado esta información durante 60 años” y sobre todo a los que, cuando se deciden a comunicar sus secretos a algunas personas, no nos eligen a nosotros, hemos hecho una lista de los 10 motivos por los cuales creemos que los  extraterrestres (que seguramente existen) no están viviendo entre nosotros. Veamos cuáles son:

Supongamos que tienen al Enterprise.

Razón 1: Las distancias interestelares
Cualquier extraterrestre que se decida a viajar a la Tierra tiene que ser muy paciente. El viaje,  ineludiblemente, sería muy largo. Algunas leyes de la física son inviolables, aún por la tecnología avanzada que
supongamos puede tener ET. La velocidad de la luz es una de ellas.

Supongamos que una  raza muy avanzada logra viajar a, digamos, la mitad de la velocidad de la luz. Necesitaría algunos años para acelerar hasta esa velocidad (y otros tantos hasta frenar) para evitar ser aplastado por su propio peso durante el proceso. Pero ese tiempo no es nada comparado con el
tiempo de viaje.

Nuestra Galaxia mide unos 100.000 años luz de diámetro, y el sol está
bastante alejado del centro. Si asumimos que ET parte de un planeta
situado a un 5% de esa distancia de nosotros (sería, astronómicamente
hablando, un vecino muy cercano), tendría por delante un viaje de 5000
años luz, o 10.000 si viaja a la mitad de esa velocidad.

Si quieres comparar, recuerda que la mayor velocidad alcanzada por una
nave espacial terrestre es de poco más de 150.000 km/h. Esto es un 0.014
% de la velocidad de la luz y, por lo tanto, emplearía más de 700.000
años en llegar a una estrella situada a solo 100 años-luz de la Tierra.

Está bien, supongamos que tienen al Enterprise. Igual,
el tiempo de viaje sigue siendo demasiado para llegar hasta aquí para esconderse durante 60 años.


¿Están entre nosotros?

Razón 2: Los motivos del viaje.
¿Para que vendría a la Tierra un extraterrestre? Los motivos incluyen la
exploración de otros mundos, la colonización lisa y llana, la
curiosidad científica, la ayuda tecnológica desinteresada, el
intercambio de recursos, etc. Cualquiera de ellos sería muy difícil de
llevar a cabo sin ser descubiertos.

Resulta difícil de creer, aun pensando como humanos retorcidos y
mezquinos, que alguien se tome el trabajo de efectuar un viaje de 5.000
años (o más) de duración, y al llegar no decir “¡hola todos!”

Cualquiera sea el motivo del viaje, difícilmente se contentasen con
contactar en secreto a algunos gobiernos. Además, esa teoría supone que
son capaces de “comunicarse” y de distinguir a “un gobierno” del resto de los millones de habitantes del mundo.

 
Foto de un supuesto OVNI.

Razón 3: Las filtraciones de información.
Mantener un secreto es difícil. Y si el secreto incluye la
visita de seres inteligentes provenientes del espacio exterior, la
empresa se torna prácticamente imposible. Cualquier persona normal
tendría la necesidad de contar al mundo una noticia así.

Cuando Mitchell dice que “los gobiernos han mantenido esto oculto
durante 60 años”, está queriendo decir que dos o tres generaciones de
funcionarios, de varios gobiernos provenientes de diferentes partidos
políticos (muchas veces con ideas totalmente opuestas) han sido capaces
de evitar que tan fabulosa noticia se filtre.

La misma naturaleza humana (y la codicia que en mayor o menor medida
todos tenemos) convierte la ocultación de un hecho así en algo altamente
improbable. Cualquier diario pagaría una fortuna por una noticia como
ésta. Si las fotos del nuevo hijo de una actriz de moda se pagan uno o
dos millones, imagina lo que podría obtener el que filtrase una
información semejante a la prensa.

Por último, si el gobierno de los Estados Unidos no pudo mantener en
secreto las torturas a los prisioneros en Irak, ¿cómo podría hacerlo con
algo de la envergadura de los alienígenas entre nosotros?
 
¿Donde esconderias una astronave?

Razón 4: El ocultamiento de la astronave
Un viaje semejante requiere de un vehículo con características
importantes. Es muy posible que un organismo inteligente, físicamente
similar a los humanos (según Mitchell son “pequeñas personas”), tengan
necesidades de alimentos y una expectativa de vida no muy diferente a la
humana. Aún suponiendo que vivan 10 veces más que nosotros, el viaje
requiere de varias generaciones de ET viviendo en la astronave.

Eso implica transportar importantes cantidades de alimentos, aire,
combustible y seres, por lo que se necesita una nave de gran tamaño. Aún
suponiendo que no descendieran en la Tierra con ella (técnicamente
seria muy complicado), su presencia en el sistema solar no pasaría
desapercibida.

Al fin y al cabo, cientos de cometas y asteroides de tamaños
relativamente pequeños, que se mueven a velocidades relativamente bajas y
sin el resplandor de sus motores detrás, han sido bautizados
con el nombre del astrónomo aficionado que lo descubrió.

Cada noche miles de personas revisan
el cielo desde sus casas, y otros tantos analizan fotos tomadas con
los grandes
telescopios terrestres y espaciales.
Si ninguno de ellos se ha topado con una nave como esa, es posible que no esté ahí fuera.
La Galaxia:100.000 años luz de ancho.

Razón 5: Los beneficios de la conspiración
Supongamos que Mitchell dice la verdad. ¿Qué han ganado los gobiernos
ocultando la existencia de ET? Si los extraterrestres están aquí,
difícilmente tengamos alguien que se beneficie manteniéndolo en secreto.
Ya sea que nos proporcionen tecnología exótica, o que nos exijan algo
(recursos naturales, comida, etc.), difícilmente un gobierno obtenga una
gran ventaja de mantener esto en secreto.

Veamos: en el caso de que nos hayan aportado una tecnología
increíblemente sofisticada, alguna nación debería estar usándola para su
beneficio. Si es tan importante como para mantener oculto su origen,
sería algo sumamente revolucionario. Pero no hemos visto motores, chips,
virus, vacunas, vehículos ni nada lo suficientemente avanzado o
diferente a lo que la humanidad ha fabricado por si misma en los últimos
60 años.

Y si están saqueando el planeta, lo hacen realmente con mucha
discreción. Al menos, no hemos visto las grandes naves de “V:
Invasión Extraterrestre
” succionando agua de los mares.

¿Cómo empezó la vida en la Tierra? De todos los
misterios científicos, este probablemente sea el mayor de todos. No
hablamos de la forma en que los primeros y rudimentarios organismos
evolucionaron hasta convertirse en la enorme variedad de seres vivos que
vemos hoy, sino de cómo se originó la vida por primera vez. Pero,
gracias al esfuerzo de un grupo de químicos, ese misterio está pronto a
ser develado...

A pesar de sus conocimientos sobre los mecanismos de la evolución, el
problema del origen de la vida también desconcertaba a Charles
Darwin. El naturalista sugirió que cualquiera que fuese el mecanismo
que dio lugar al primer organismo vivo capaz de reproducirse, muy
probable haya tenido lugar dentro lo que se denomina “la sopa
primigenia
”, una mezcla caliente de liquido y moléculas de todo
tipo que –gracias a las buenas artes del azar y el tiempo- se combinaron
accidentalmente para producir una molécula capaz de autoreplicarse. Esa
molécula sería, de alguna manera, la madre toda la vida sobre la
tierra. Por supuesto, no tenía a su alcance los medios tecnológicos
necesarios para probar sus teorías.

La ciencia, un siglo y medio mas tarde, continúa buscando una respuesta
para este misterio. Un grupo de químicos de la Universidad de
Manchester
(Reino Unido), dirigidos por John Sutherland, cree haber
encontrado nuevas pistas que permitan explicar de una vez por todas
cómo tuvo lugar la aparición de las primeras moléculas capaces de
reproducirse y –lo más importante- transmitir a sus descendientes información
genética. Su trabajo ha sido publicado en la última edición de la
revista Nature, donde aseguran haber descubierto cómo estas formas
primitivas de vida se formaron hace unos 4 mil millones de años atrás.
En esa época, la Tierra era un planeta sin vida como cualquier otro,
pero alguna clase de evento químico lo transformaría en un vergel.



El ARN pudo aparecer sin la ayuda de enzimas
Para
entender el trabajo de Sutherland, tenemos que recordar que tanto en
los mamíferos, como en los peces o las bacterias,
la información genética que contiene las “instrucciones” de
cómo formar un ser igual al original se almacena en su ADN.
El ARN (ácido ribonucleico) también desempeña
un papel activo en el proceso, ya que se encarga de traducir la
información del ADN y permitir la síntesis de moléculas activas en el
organismo. Pero, en algunas ocasiones, la propia información
genética se codifica también en forma de ARN. Este es, por ejemplo,
el caso de los virus.
El ARN es mucho más robusto que el ADN y los científicos manejan una
hipótesis según la cual un mundo basado en ARN precedió al actual, en el
que el ADN es el rey. Ambas cadenas utilizan tres tipos de moléculas:
un azúcar, un grupo fosfato y una base.

La teoría más aceptada en la comunidad científica propone que estas tres
clases de moléculas aparecieron en la Tierra primigenia en forma
separada y que, en algún momento se unieron para dar lugar al
engranaje fundamental de la vida
. Ese proceso de fusión es
justamente el que plantea el problema principal a la hora de explicar el
origen de la vida: ¿cómo pudieron asociarse esas moléculas para
constituir el ARN?

John Sutherland y su equipo encontraron una posible pista de cómo el ARN
pudo aparecer sin
la ayuda de enzimas, gracias a la acción de los rayos
ultravioletas y la presencia de fosfatos. Los investigadores
efectuaron una serie de experimentos de síntesis química. Utilizaron
moléculas que se sabe estaban presentes en la Tierra primitiva y
provocaron reacciones químicas en modelos de ambientes geológicos
similares a los que existían hace 4 mil millones de años. Los resultados
dan pie a una nueva teoría sobre el origen del ARN: algunos
nucleótidos, el azúcar y la base podrían haber surgido de una molécula
precursora común.


Hemos logrado generar los intermediarios amino-oxazolina y
anhidronucleosido que son los que, una vez combinados con el fosfato,
pueden formar los nucleótidos
”, dice Sutherland. “Estas
moléculas híbridas son en parte azúcar y en parte base
”, explica.
Esta puede ser la primera explicación química de cómo los nucleótidos
del ARN pueden formarse sin la ayuda de las enzimas a partir de los
elementos y las condiciones reinantes en la Tierra primitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario