miércoles, 15 de diciembre de 2010

Paradoja del viaje en el tiempo o "Paradoja del abuelo"

La paradoja del viaje en el tiempo, o paradoja del abuelo, es una paradoja que se cree expresada por primera vez por el escritor francés de ciencia ficción René Barjavel en su novela Le voyageur imprudent (El viajero imprudente, 1943).

Se parte del supuesto que una persona realiza un viaje a través del tiempo y mata al padre biológico de su padre/madre biológico (abuelo del viajero), antes de que éste conozca a la abuela del viajero y puedan concebir. Entonces, el padre/madre del viajero (y por extensión, ese viajero) nunca habrá sido concebido, de tal manera que no habrá podido viajar en el tiempo; al no viajar al pasado, su abuelo entonces no es asesinado, por lo que el hipotético viajero sí es concebido; entonces sí puede viajar al pasado y asesinar a su abuelo, pero no sería concebido, y así indefinidamente.

Se alude a ella como paradoja del abuelo cuando el viajero del tiempo conoce a su abuela en el pasado y altera los actos que dieron lugar a que ésta conociera a su futuro marido; con lo cual, no tienen hijos, y éstos no tienen al viajero temporal.

En la película de 2002 basada en la novela La máquina del tiempo, de H. G. Wells (en la novela original este suceso no aparece), se sugiere que los actos que ocurren en el universo son inevitables y suceden en todas sus líneas temporales. Así, la mujer del protagonista muere de muchas maneras diferentes en cada uno de los viajes al pasado de éste. También ocurre algo similar en la primera película de Terminator, donde un integrante de la resistencia contra los robots viaja al pasado para proteger a la futura madre del líder de la resistencia y termina engendrando con ella (Sarah Connor) al futuro líder, John Connor. Se produce así una paradoja similar: si él viajó a defender a un futuro líder, no puede ser él mismo en el mismo viaje el que produjo su existencia, puesto que si en el viaje él no lo engendraba nunca hubiese existido por lo cual no habría razón por la cual viajar a protegerlo a él o a su futura madre.

Algo parecido sucedió en un episodio de la serie de animación Futurama. En él el protagonista, Phillip J. Fry, viaja por accidente al pasado a Roswell, donde conoce a su abuelo y a su novia de entonces. Intenta por todo lo posible que no le suceda nada, pero finalmente, su abuelo muere en un accidente de pruebas nucleares, pero Fry no desapareció. Pensando que la novia de su abuelo no era realmente su abuela, se acuesta con ella. Pero finalmente descubre que sí era su abuela, y la única razón por la que él seguía existiendo era que al acostarse con ella se convirtío en su propio abuelo.

Esta paradoja ha sido usada para argumentar que el viaje hacia atrás en el tiempo debe ser imposible. A pesar de ello, en la ciencia ficción se han sugerido algunas soluciones.


Paradojas

Si algún día se resuelven los problemas de ingeniería implicados en su construcción, la fabricación de una máquina del tiempo arrojará numerosas paradojas, como las ya mencionadas. La paradoja surge porque el estado actual del mundo está determinado por sus estados anteriores, de manera que cambiar uno de estos estados propaga incontroladamente efectos hacia el estado actual. El viajero del tiempo debería conformarse únicamente con formar parte del pasado, sin intentar cambiarlo. Si viaja al pasado y salva a una niña de ser asesinada y esa niña llega a ser su abuela, el lazo causal es consistente y no paradójico, pues en este caso las acciones del viajero estarían ya incorporadas en la sucesión de acontecimientos que conduce del pasado al presente. Es representativo de esta línea los viajes en el tiempo del chico aventurero Mampato, famoso héroe del cómic chileno, el cual, dotado de su cinto espacio-temporal, viaja a diversas épocas históricas y participa activamente, junto a Ogú, su amigo de las cavernas, de los hechos ocurridos, pero no los cambia, no puede (en cierta notable aventura intenta, por única vez, salvar de un desafortunado accidente a su amiga Rena retrocediendo 10 minutos al pasado, pero descubre con horror que su cinto se ha averiado) ni pretende hacerlo; las cosas que ocurrieron, ocurrieron una vez y para siempre. La congruencia causal impone así restricciones a lo que el viajero del tiempo pueda hacer, pero no excluye la posibilidad misma del viaje. Es decir, si alguien realiza una acción en el pasado, en este caso un viajero que viaja desde el futuro, y la logra, entonces no es paradoja porque la acción ya había sido realizada por el mismo viajero anteriormente.


Hipótesis en la ciencia ficción

En la serie televisiva de ciencia ficción Star Trek, la paradoja del viaje en el tiempo se ha llamado también «paradoja de Pogo» por una frase del personaje de historietas llamado Pogo (Walt Kelly, 1971): «Hemos conocido al enemigo y éste es... nosotros».


Solución de los universos paralelos

Pueden existir universos paralelos y en el momento en el que viajas en el tiempo y matas a tu abuelo, lo harás en un universo paralelo en el que nunca serás concebido. Sin embargo, seguirás existiendo en tu universo original, pero no existirás en el universo que se originó al matar a tu abuelo.

La historia de Alfred Bester, The Men Who Murdered Mohammed (Los hombres que asesinaron a Mahoma) y la de John Boyd, La última astronave de la tierra, utilizan esta premisa. También se usa en la novela de James P. Hogan, Thrice Upon a Time, y en la novela de Michael Crichton, Rescate en el tiempo (adaptada a la gran pantalla con el título original de la obra, Timeline). Se puede observar también en el manga y anime de Dragon Ball Z, cuando Trunks del Futuro utiliza la máquina del tiempo para viajar al pasado, su propia existencia, así como el futuro desde el cual vino, no se ve afectada por los cambios que provoca en la línea temporal que crea (siendo esa la línea principal en la serie).

Solución de las líneas temporales relativas

Es posible que el universo no tenga una línea temporal absoluta que permanece inalterada una vez que los sucesos ocurren o, desde un punto de vista determinista, desde el comienzo del tiempo. En su lugar, cada partícula tendría su propia línea temporal y, por ello, los humanos también la tendrían. Esto puede considerarse similar a la teoría de la relatividad, excepto que afecta a la historia de una partícula en lugar de a su velocidad.

Las fuerzas físicas afectan a las partículas físicas. Si todas las partículas físicas de un ser humano viajaran atrás en el tiempo, esa persona podría matar a su propio abuelo (ninguna fuerza física se lo impediría). Como resultado no obtendría nada físico, porque no hay fuerzas físicas que puedan entender lo que ha pasado, y esta nueva línea temporal se desarrollaría simplemente porque el universo no tiene ningún mecanismo para deshacerla. El yo futuro de esa persona no necesita nacer para cumplir el destino de volver atrás en el tiempo, porque no hay líneas temporales «absolutas» que deban cumplirse. Si esa persona fuese capaz de encontrar y observar las versiones actuales de sus partículas futuras, éstas seguirán también leyes físicas y por tanto no se convertirán en su yo futuro (porque uno de sus padres no estará allí para crearlo).

Esta teoría es similar a la teoría de los universos paralelos, excepto que ocurre en un solo universo. Cabe aclarar que está ganando adeptos entre los científicos, sobre todo quienes afirman que los diferentes estados cuánticos posibles existen simultáneamente y que al examinarlos y colapsar la función de ondas lo que se logra es escoger en qué universo quedarse. En otras palabras, el Gato de Schrödinger está vivo en un universo y muerto en otro.

Una manera de entender esto podría ser la teoría de Albert Einstein de que la energía se convierte en otra cosa, no desaparece. Si uno viaja en el tiempo y evita el propio nacimiento no tiene por qué desaparecer por arte de magia, seguiría existiendo pero quizás con alguna diferencia; tal vez uno mismo sea el único que tiene consciencia de su existencia y todos los demás jamás se habrían enterado que uno existió.

Solución del retroceso cuántico

Se ha postulado que algunas partículas poseen la cualidad natural de "retroceder en el tiempo"; lo que a un nivel cuántico significa que, si ocurre un proceso físico determinado, de manera aleatoria este puede revertirse y devolver a la/s partícula/s involucradas al estado anterior. Dado que no se conoce aun cuándo sucederá y el porqué de hacerlo, es un proceso que no puede repetirse en una situación controlada. Esto equivale a decir que si quemáramos un papel, luego y sin motivo aparente el humo y las cenizas se volvieran a unir para formar el mismo papel. Se llegó a postular que de poder controlarse ese fenómeno podría construirse una máquina que pudiese retroceder todos los procesos físicos que allí ocurran en un determinado tiempo y, luego, construir otra aún más avanzada que revirtiera los procesos ocurridos fuera de ella, manteniendo estable el interior. Así, quién estuviese allí dentro vería retroceder el tiempo a su alrededor, pero solo en el sentido histórico. Pues el resto del Universo, aquellos objetos que se encontrasen fuera del alcance de la máquina, seguirían su curso sin alterarse. Aquí no habría paradoja temporal pues lo que retroceden son las partículas que componen los cuerpos; si él matase a su padre no ocurriría nada, pues él ya está formado y no necesita ser engendrado. De hecho los sucesos no ocurrirían nuevamente de la misma forma, pues la conducta humana y animal nunca responde de la misma manera ante los mismos hechos.

Solución del acceso restringido

Otra solución, de la que puede tomarse como ejemplo el principio de autoconsistencia de Novikov, sostiene que si uno viajase atrás en el tiempo, las leyes naturales prohibirían cualquier acción que diese como resultado que su viaje en el tiempo no sucediese. Esta teoría puede llevar a dudas sobre la existencia del libre albedrío (en este modelo, el libre albedrío puede ser una ilusión). Esta teoría también asume que la causalidad debe ser constante, esto es, que nada puede suceder si no tiene una causa, mientras que otras teorías mantienen que un evento puede mantenerse a pesar de que sus causas iniciales desaparezcan. Es también posible que la acción pretendida por el viajero se complete, pero nunca con el suficiente éxito como para resultar en una cancelación.

Creación de nuevo futuro

Es posible también que a partir del momento en que se logra viajar al pasado en realidad se esté creando un nuevo futuro, en donde el viajero no modifique el pasado, sino el futuro (su futuro). En un universo paralelo donde no modificaría ni el presente ni el pasado del universo original del viajero.

Ésta es la trama principal de la película Regreso al futuro II. El personaje del futuro Biff Tanen se encuentra con Marty McFly, quien ha viajado al futuro, al año 2015 concretamente, y éste adquiere un almanaque deportivo con los resultados de los últimos cincuenta años. Acto seguido, Biff Tannen tras saber de la existencia de una máquina del tiempo, coge el almanaque deportivo de McFly y roba la máquina del tiempo del científico Emmett L. Brown para entregárselo a sí mismo de joven. Cuando McFly vuelve a su época descubre que la vida ha cambiado, resultado de un futuro alternativo: Biff se había hecho rico y se casó con la madre de Marty.

Algo parecido se puede ver en la película Déjà Vu, donde el protagonista, Doug Carlin, consigue viajar al pasado para salvar a una chica. Se crea un futuro alternativo y al final Doug consigue salvarla, pero acaba muriendo en la explosión de un coche que había caído al agua con ellos dos dentro. Cuando la chica es rescatada, los agentes de policía le dicen que llegará alguien a hablar con ella y en ese momento aparece el Doug Carlin del pasado, quien todavía no conocía a la chica, pero cuando le pregunta a ésta si se conocen, ella dice que sí. De esta manera, el futuro se ha modificado: en el "primer" futuro, Doug Carlin investigaba a partir de la muerte de la chica y de un accidente en un ferry, acabando por viajar al pasado para cambiar los hechos. En este "segundo" futuro creado, la chica está viva y el accidente del ferry había sido evitado por el Doug Carlin que murió, pero el Doug Carlin de la línea normal del tiempo sigue vivo y llega al lugar de los hechos para interrogar a la chica que él mismo había salvado minutos antes. Lo mismo sucede en el segmento "Time and Punishment" del capítulo Treehouse of Horror V de los Simpson, en el cual Homer crea accidentalmente una máquina del tiempo con un tostador que lo hace viajar en el tiempo, y cada vez que viaja hace algo que afecta el presente.

Solución de la otra personalidad

En historias de ciencia ficción se ha planteado que es posible que un sujeto viaje en el tiempo y asesine a su padre si ese sujeto ha tomado otra identidad (obviamente en el sentido de realmente ser otra persona). Un ejemplo se cita en el juego Prince of Persia: Warrior Within, donde el protagonista viaja en el tiempo para evitar que él mismo cometa un error en sus viajes por el tiempo. Para esto, consigue hacerse de una máscara que lo transforma en otra identidad, con la que le es posible regresar en el tiempo para evitar cometer su error.

Contrasacción espectral

En libros de ciencia ficción y en novelas también se ha planteado la idea de que, si nosotros los viajantes vamos al pasado, no somos parte del pasado del cual no vivimos, sino que aparecemos en forma de espectros (fantasmas). Esa teoría se puede dar en el juego The Dig, de Lucas Arts, así como en la serie Quantum Leap cuando el personaje Al Calavicci se presenta en el pasado de forma holográfica. Sin embargo, estaríamos viendo el pasado, pero no podríamos cambiar ni tampoco participar en los hechos que suceden allí. Seríamos invisibles a los residentes del pasado.

Mensajes en el tiempo

En la película Dejá vù, el Doug Carlin del futuro, en su tiempo cuando empieza a investigar el caso de la chica asesinada, empieza a ver rompecabezas que no tienen sentido, como el mensaje que se encuentra en la nevera y que dice "tu puedes salvarla", la toalla con sangre en el fregadero, el número de teléfono, la llamada, etc. Son mensajes subliminales de él mismo, que supuestamente si la condición de viajar al pasado es verdadera, entonces los mensajes que él dejó del pasado, permanecerán constantes en su universo. Cuando él viaja al pasado y salva a la chica de ser asesinada, esos mensajes se convierten en verdaderos, porque él mismo los ideó y realizó. Sería una paradoja extraña porque nos estaríamos mandando mensajes a nosotros mismos de un pasado que, supuestamente, nosotros no tenemos certeza de que existe o existió alguna vez. Es como la condición de que si nosotros estuviéramos por viajar al pasado en un futuro, estaría en pie en nuestro subconsciente, pero a nosotros no se nos ocurriría viajar al pasado, al menos que sucediera algún hecho principal que nos obligase hacerlo en su universo.

En la película Doce monos el personaje interpretado por Bruce Willis, James Cole, es condenado a prisión, pero se le puede perdonar la condena si participa en una serie de viajes al pasado. En uno de esos viajes él conoce a una mujer de cabello negro de la cual se enamora, por lo que decide no regresar a su presente y quedarse en el pasado. Para esto, Cole tiene una serie de sueños en los que ve imágenes de un suceso del cual fue testigo cuando era niño: una mujer rubia acompañada por un hombre de pelo largo con bigote pide ayuda desesperada y lo mira mientras su acompañante queda tendido en el suelo agonizando tras haber sido tiroteado. Debido a que Cole había decidido no volver a su presente, los encargados de enviarlo en los viajes van a buscarlo por lo que él, que es calvo, tiene que disfrazarse poniéndose una peluca y bigotes y la mujer poniéndose una peluca rubia; ambos habían planeado escapar tomando un avión y, justo cuando están a punto de abordar, un hombre se acerca y le dispara. Entonces aparece la mujer rubia gritando desesperada y allí estaba el niño (James Cole) observando lo que sucedía, es decir, viendo su propia muerte. Esto nos da a entender que el niño que es el mismo James Cole crecería y sería condenado, de nuevo viajaría en el tiempo, moriría y estaría en ese momento presente, sucediendo lo mismo sucesivamente y dando a entender que si viajáramos al pasado éste se relacionaría con nuestro presente de alguna manera, por lo que el yo del futuro y el yo del pasado terminarían compartiendo el mismo presente.

Algo similar ocurre en la película La Esfera, donde un grupo de expedicionarios se sumergen en el fondo del océano para encontrar un cuerpo que se supone cayó del cielo hace 700 años. Al llegar encuentran una antigua nave espacial humana, hundida, con aire, combustible y... cadáveres dentro, objetos demasiados modernos como para ser septacentenarios. Más allá aparece el objeto estelar, que resulta ser una esfera brillante a la que ingresan por curiosidad pero nada sucede (por los comentarios de los protagonistas y sus deducciones, se trata de núcleos de estrellas recolectadas por los humanos del futuro para obtener poderes sobrenaturales), luego deciden regresar a su submarino. Con el tiempo cosas extrañas empiezan a pasar y algunos de ellos mueren. Terminan descubriendo que todo lo que deseen puede hacerse realidad y, sin quererlo, se habían estado matando entre ellos. Al salir a la superficie (luego de destruir la nave espacial en un vano intento de destruir la esfera) se dan cuenta de que si retienen ese poder destruirán al mundo y deciden deshacerse de sus dones, en un último deseo, enviando a la esfera nuevamente al espacio exterior.

Origen y Destino

Otro enunciado de dominio público que es discutido en foros de ciencia ficción, es la teoría del Origen y Destino que estipula que es necesaria una máquina y/o condición para abrir un portal "de entrada" en el tiempo-espacio, e igualmente es necesario lo mismo para abrir uno "de salida". De modo que es imposible que un ser humano viaje hasta antes de la creación del primer mecanismo de viaje en el tiempo que pudiese recrear las condiciones para abrir un portal. Obviamente esta teoría está en debate y en proceso de perfeccionamiento.

Solución el "traslapo"

Existiría una probabilidad en que un individuo viaje atrás en el tiempo y este se reproduzca con su madre para crearse a sí mismo.Pero este caso seria una paradoja imposible ya que si funcionara esta idea, el hijo viviría otro futuro diferente al del primero y así cambiando la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario