martes, 28 de junio de 2011

El primer contacto extraterrestre.

EE.UU. junto a otros gobiernos de la élite mundial ya tienen preparados una serie de proyectos de emergencia nuclear y defensa biológica para cuando se produzca el primer contacto con una civilización extraterrestre.

Haga clic en la imagen para ver VIDEO "Primer contacto"


Dentro de la comunidad científica y ante la pregunta de si la vida extraterrestre existe, los científicos se dividen.
Los escépticos reconocen que formas vida simples podrían ser encontradas sobre otros planetas, pero insisten en que la vida inteligente solamente es posible sobre la Tierra.
Se basan en que la Tierra posee atributos físicos únicos, incluyendo un campo magnético que desvía rayos cósmicos mortales y una luna que absorbe asteroides y hace que el eje veretical de la Tierra no fluctúe locamente. Estas características protectoras hacen de la Tierra un lugar singular y seguro para la evolución de formas vida primitivas en seres inteligentes.

En el lado opuesto, los menos escépticos, echan mano de las ecuaciones matemáticas para demostrar la posibilidad de hallar vida extraterrestre en el espacio exterior.
Se basan en la Ecuación de Duck, que une la probabilidad de descubrir inteligencia extraterrestre a factores como el tamaño del universo y el número de estrellas con sistemas y planetas parecidos al nuestro. Con el descubrimiento de un nuevo planeta más allá de nuestro sistema solar (por ahora más de 100), aumentan las probabilidades de encontrar vida inteligente fuera de nuestro planeta.

EL PRIMER CONTACTO
Una posibilidad que se baraja es que la humanidad sepa de su existencia, es decir, que obtengamos la prueba indiscutible de que no estamos solos. El canal posible para este supuesto sería el Instituto SETI que, con financiación privada, usa los radiotelescopios del mundo entero para barrer el cielo y así poder encontrar señales difundidas por civilizaciones avanzadas.

Si algúna de estas civilizaciones ha recibido el mensaje que se envió hace años o por casualidad está emitiendo señales también, dado las enormes distancias que nos separan, podemos tener años, hasta décadas, para poder prepararnos para el primer contacto.
Lamentablemente, el proyecto SETI sólo puede permitirse mirar a pequeñas porciones del cielo, con lo que cualquier posible señal de cortesía extraterrestre probablemente no sea registrada.

Otra opción probable es que se descubra mediante grandes telescopios de distinto espectro que una nave espacial no identificada se dirija hacia la Tierra. Esto significaría que los visitantes están sólo a una distancia de días o de unas pocas horas de presentarse en nuestro planeta.

La cuenta atrás para la respuesta de la Tierra al primer encuentro extraterrestre está dispuesta en un acuerdo internacional que llamaron la "Declaración de Principios Acerca de Actividades Después la Detección de Inteligencia Extraterrestre", escrito por un comité de científicos organizado por el Instituto SETI.
En esta declaración se expone detalladamente lo que los astrónomos deberían hacer y lo que no, inmediatamente después del primer contacto. Quizás el aspecto más sorprendente del acuerdo es que los astrónomos que se han acogido a la declaración acuerdan en mantener las noticias de un contacto inminente bajo su tutela y estudiarlas en profundidad antes de darlas a conocer al resto de los astrónomos y demás autoridades.
La declaración también establece directrices claramente específicas en cuanto a la protección de las frecuencias de radio que las civilizaciones ajenas podrían usar para comunicarse con la Tierra. En cuanto se confirme que una señal de radio proviene de una fuente extraterrestre, la Unión Internacional de Telecominucaciones (UIT) ordenará a los gobiernos del mundo entero prohibir el empleo de esa parte del espectro electromagnético, para así poder mantener un contacto "limpio", sin interferencias.

Los primeros protocolos de contacto se pusieron a prueba durante 12 horas en el año 1999, los astrónomos de SETI recibieron una señal de posible contacto. Una señal que se repetía de manera regular y que emitia directamente a la Tierra desde una distancia de más de 1'5 millones de kilómetros. La primera prioridad era de alertar a los radioastrónomos asociados del mundo entero para orientar sus telescopios hacia la fuente de la señal. La señal provenía de un objeto inmovil y distante.
Douglas Vakoch, científico del Instituto SETI responsable de la preparación de la respuesta de la Tierra a un mensaje extraterrestre, comenta lo que pasó después: "en este punto, no quisimos dar una falsa alarma. Pasadas unas horas de gran incertidumbre y estudio el equipo de SETI identificó la señal como una transmisión del SOHO, una sonda científica para la observación y estudio del Sol en una órbita casi inmóvil y aproximadamente a 1'5 millones de kilómetros de la Tierra".
D. Vakoch comenta que "estas directrices no tienen ninguna fuerza legal. Han sido redactadas con la esperanza de conseguir el punto de vista más amplio y racional."

Pero el gobierno estadounidense está preocupado ante este primer contacto y tiene sus propias ideas. Se basan en que los "ajenos" sean visitantes potencialmente peligrosos.

EL PROTOCOLO
En 1972, los ingenieros de la NASA prepararon la Pioneer X, primera misión espacial que viajaría fuera de nuestro sistema solar, concretamente hasta la estrella Aldebarán.
La agencia espacial (NASA), haciendo caso omiso a las presiones del gobierno de EE.UU. sobre los peligros del contacto con una raza avanzada extraterrestre, incluyó una placa de oro con un grabado que muestra un mapa con la posición de la Tierra y un dibujo de una pareja humana; una especie de invitación para el caso de que la Pioneer X fuese interceptada por una civilización inteligente.

Si un extraterrestre se presentara en la Tierra (aún con la placa de la Pioneer en las manos), este sería apresado por los agentes de la Brigada Criminal de Investigación y embutido en un traje de bioseguridad de nivel 4, a continuación sería llevado al Departamento Central de Enfermedades Animales en Long Island y le estudiarían sometiendolo a toda clase de pruebas médicas y científicas.
En el caso de que también pudieran hacerse con la nave espacial, esta sería transportada por un equipo de Emergencia de Energía Nuclear (GAMA) a un lugar secreto, seguramenete en Nuevo Mexico, para así poder investigar sobre su tecnología.

Este protocolo en la" bienvenida", es la cadena de acontecimientos que tiene, por ahora, preparado el gobierno de EE.UU. para el posible primer contacto "amistoso" con una civilización extraterrestre avanzada. El único problema sería como no hacer sospechoso a los dispositivos federales de emergencia su actuación ante la captura de una nave espacial y su tripulación.
Estas son las directrices a seguir: Aviso sobre un accidente aereo, actuación ante la liberación del material radiactivo que transporta, y la captura de un "animal" sospechoso de tener una enfermedad contagiosa o afectado por este material radiactivo.

Este tipo de actuación ya se llevó a cabo cuando en 1978 un satélite soviético cayó en Canadá escapándose el combustible nuclear que llevaba. ¿Pero ha sido esta la primera vez?.

Ya en 1970 tuvo lugar una coferencia en Canada, con representates de los Estados Unidos y la extinta Union Sovietica, trataron información confidencial con respecto a una posible confrontación con alienigenas no amigables, por lo cual deberían mantener sus fuerzas militares unidas para repeler al enemigo.

En mayo de 1988, el expresidente de los EE.UU. Ronald Reagan en una comida pública en Chicago y respodiendo a una pregunta que nada tenia que ver con extraterrestres, dijo: "Muchas veces me pregunto que sucederia si derepente decubriesemos que todos los habitantes de este mundo estamos amenazados por fuerzas procedentes de otro planeta; seguramente que nos uniriamos y luchariamos contra ELLOS".

El Sistema Estrategico de Defensa "EDI", comunmente llamado "Star Wars", es un sistema diseñado en la antigua URSS, los norteameriacanos no se gastaron billones de dolares para protegerse de las cabezas nucleares de los rusos, sino para estar preparados para una posible agresión externa a la Tierra.

Puede que este sea el motivo por el cual los "amistosos" extraterresres no se den a conocer a la sociedad y nos estén observando manteniendo una distancia prudencial, casi de forma "invisible".
Quizá cuando se produzca el "primer contacto", sea porque no vengan con intenciones pacíficas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario