martes, 15 de febrero de 2011

Hola alien, ¿sabes sumar?

Un proyecto crea un protocolo para escribir mensajes más inteligibles a extraterrestres


Nuestro planeta lleva cien años filtrando señales al espacio en forma de series de televisión, conversaciones de móvil, comunicaciones militares y programas de radio. Si hay extraterrestres buscando señales, ya nos deberían haber descubierto y, si están interesados en aniquilarnos, ya lo habrían hecho". Así de seguro se muestra Jacob Haqq-Misra, un investigador de la Universidad Estatal de Pensilvania (EEUU), cuando defiende la necesidad de mandar mensajes a posibles civilizaciones alienígenas. Como para todo debe haber un orden, este experto en condiciones habitables de otros planetas acaba de proponer un nuevo código para hablar con aliens junto a otros dos investigadores de EEUU y Francia.

Desde que tuvo la inteligencia y la tecnología para enviar su primer mensaje de radio interplanetario en 1974, la humanidad ha intentado contactar con inteligencias extraterrestres en un puñado de ocasiones. Se han enviado números, monigotes antropomorfos y hasta chistes acuñados por el grupo cómico Monty Python. Debido a la distancia de ida y vuelta a la constelación de Hércules, a 25.000 años luz, la respuesta al mensaje de 1974 no llegará hasta dentro de unos 50.000 años.

Los mensajes retransmitidos de forma inconsciente podrían llegar antes. Si los alienígenas han llegado a un nivel de desarrollo similar al nuestro y tienen antenas lo suficientemente grandes, a estas alturas estarán recibiendo los primeros programas de televisión grabados en la Tierraen la década de 1950. En el caso de EEUU sería una serie llamada I love Lucy y en el de Españaun partido entre el Madrid y el Racing de Santander narrado por Matías Prats. "Por supuesto no podrán entenderlos como hacemos nosotros, pero sabrán que la señal ha sido fabricada, sabrán que estamos aquí", explica Haqq-Misra.

En un estudio que se publicará en Space Policy, el experto aboga por un nuevo protocolo para crear mensajes "menos antropocéntricos" y más inteligibles para mentes no humanas.
Nada de emociones

El equipo aún no ha determinado las reglas exactas para elaborar los mensajes, y de hecho quieren que participe el mayor número de personas en decidir cómo abordar el próximo intento de comunicación. Su objetivo es crear una web que comenzará a funcionar este verano donde podrán consultarse las directrices publicadas en su estudio para que la gente pueda proponer mensajes y sistemas de codificación.

De establecerse el contacto, los comienzos serían áridos, según Haqq-Misra. "Nuestro mensaje debería ser muy matemático, comenzando con las definiciones de la suma, la resta y la multiplicación para después describir la estructura del átomo y la tabla periódica, porque sería muy complicado transmitir emociones humanas o ideas como el arte, el amor o la música", propone. Si hay alguien ahí fuera, de vuelta recibiríamos "leyes de la física y la química según las ven ellos", se atreve a aventurar Haqq-Misra.

fuente: Publico.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario